Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 20/02/11

La causa estaba en un agente infeccioso que se transmitía de generación en generación por la práctica de canibalismo.

A lo largo de la primera mitad del siglo XX, más de mil integrantes de una misma tribu ubicada en Papúa Nueva Guinea fallecieron debido a un extraño mal. Los síntomas eran siempre los mismos: altas fiebres, temblores, ulceraciones en la piel e incapacidad de coordinar movimientos. La última fase era terminal. Una dolorosa muerte que terminaba con la vida del afectado en unos pocos meses.

De hecho, no fue hasta los años cincuenta, cuando un grupo de científicos se desplazaron hasta aquellas tierras oceánicas para estudiar en primera persona el desconocido fenómeno que provocaba tanta mortandad. Entre las primeras hipótesis que establecieron estaban la malnutrición y problemas endocrinos. Sin embargo, la respuesta al enigma estaba en una curiosa práctica celebrada durante los rituales funerarios de la tribu.

Transmisión genética por canibalismo

Los investigadores llamaron kuru a la enfermedad, ya que la misma palabra hacía referencia a los intensos espasmos que padecían los contagiados. Y es que la epidemia se extendió con tanta rapidez, que los propios especialistas comenzaron a pensar que la causa podía estar en un hecho mucho más simple, como el canibalismo que los miembros de la tribu realizaban, en señal de respeto, cuando alguien fallecía.

Así, los hombres cortaban el cuerpo del muerto en pedazos y comían sus muslos, mientras que las mujeres y niños (principales afectados por la enfermedad) se alimentaban de otros restos como el hígado, los riñones, los intestinos y el cerebro. Órgano, que al estar infectado por un prión, pasaba el kuru de generación en generación, dando lugar al fatal desenlace.

La sombra negra de la muerte

Pero el kuru no es la única dolencia que pertenece al llamado grupo de enfermedades priónicas. Otros trastornos como el llamado “Mal de las vacas locas”, transmitido al ser humano por el consumo de animales infectados; o el “Insomnio Familiar Fatal”, que altera el sueño del afectado habitualmente por cuestiones genéticas, también han provocado trágicos fallecimientos en todo el mundo.

Read Full Post »