Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘explosion’

Conmoción en Italia. Dos estudiantes, una de ellas de 16 años de edad, han muerto y otros seis alumnos han resultado heridos al estallar dos bombas este sábado delante de un instituto en la ciudad de Brindisi, al sur de Italia, según ha informado el responsable regional de la protección civil, Fabiano Amati, en declaraciones a la televisión. La primera alumna falleció casi en el acto ya que “no pudo sobrevivir a las heridas”, resumía Amati. La segunda fallecida era una estudiante que se encontraba en estado crítico. Con quemaduras en todo el cuerpo y heridas en el abdomen, estaba siendo operada en el Hospital Perrino de Brindisi, pero no ha sobrevivido a la operación.

En ese centro se encuentra el resto de sus compañeros con heridas de diversa consideración. Al parecer, las explosiones se produjeron hacia las 7.45 horas (5.45 GMT), a la hora de entrada, en el patio del instituto Francesa Morvillo Falcone. Según explican los vecinos, la explosión fue muy potente y destruyó todos los cristales del colegio así como los de los edificios colindantes, en un radio de 200 metros de distancia.

Los artefactos estaban unidos a cilindros de gas y fueron colocados detrás de un tablón publicitario y escondidos en mochilas dentro de un contenedor, tal y como han revelado las primeras investigaciones del atentado. Fuentes de la investigación aseguran que el contenedor había sido movido de su lugar habitual y acercado al instituto. El ataque tiene lugar el mismo día en el que se esperaba la llegada a la ciudad de la llamada “Caravana de la Legalidad”, una marcha de protesta contra la Mafia y otros grupos de crimen organizado en el país, que partió de Roma el 11 de abril y pretende llegar a Sicilia el 11 de octubre, tras recorrer durante 80 días todas las regiones italianas. Precisamente, el instituto toma su nombre de la esposa del célebre juez antimafia Giovanni Falcone.

Y es que se cumple el veinte aniversario del atentado del 23 de mayo de 1992 que acabó con el célebre magistrado, su esposa y tres guardaespaldas. Aquel día la mafia siciliana hizo explotar una bomba de 500 kilogramos de dinamita escondida debajo de la autopista cuando su vehículo recorría el trayecto entre el aeropuerto de Palermo y el centro de la ciudad. A pesar de la coincidencia, los carabineros y la Policía no descartan tampoco que el atentado sea simplemente obra de un desequilibrado y ya han han establecido rápidamente un perímetro de seguridad alrededor del centro educativo, mientras unos artificieros están en el lugar para examinar las posibles causas de este atentado todavía desconocidas.

El presidente de la región de Apulia, Nichi Vendola, ha llegado ya al lugar de los hechos, en una zona céntrica de Brindisi próxima al tribunal de justicia. Cientos de estudiantes lloran en estado shock tras un atentado que ha conmocionado a todos los habitantes de la localidad italiana. Ante la previsión de posibles nuevos atentados, la autoridades han decidido evacuar los demás colegios de la zona. El ministro de Educación, Francesco Profumo, se ha puesto también rumbo a Brindisi para ofrecer su apoyo a las víctimas y a las autoridades locales.

Anuncios

Read Full Post »

La avería ocurrida por el fuerte seísmo en una central nuclear nipona en la prefectura de Fukushima inquietó al mundo entero, porque puede tratarse del más grave incidente nuclear de los últimos 25 años, desde la catástrofe de Chenóbil, afirmaron hoy expertos.

Este sábado, a las 15.36 (07.36 GMT), en la central Fukushima-1 se produjo explosión. Apareció humo. Cuatro personas del personal de la central recibieron heridas y fueron internadas. Las autoridades japonesas aseguraron que la radiación en la central no excedió el nivel normal tras la explosión y que el reactor quedó intacto.

Expertos están analizando las causas de la explosión. El Organismo Internacional de Energía Atómica pidió informarlo con urgencia sobre los detalles de lo ocurrido. La Comisión Europea decidió convocar reunión extraordinaria de expertos en seguridad nuclear,

Un devastador terremoto de 8,9 grados de magnitud se produjo la víspera  en la prefectura nipona de Miyagi. El seísmo provocó un tsunami con olas de más de 10 metros. Su epicentro se encontraba a 373 kilómetros al noreste de Tokio, con un foco a 24 kilómetros de profundidad. Las sacudidas de más de 6 grados continúan. El epicentro de una estaba a 67 kilómetros de Tokio solamente.

La policía confirmó la muerte de al menos 703 personas, 784 personas desaparecieron y casi 1.130 recibieron heridas.

Tras el seísmo, en las centrales Fukushima-1 y Fukushima-2 fue introducido el régimen de emergencia por fallar el sistema de enfriamiento del reactor. Pero pese a las medidas tomadas, en Fukushima-1  se produjo hoy una explosión a las 15.36 hora local (07.36 GMT) tras una fuerte sacudida subterránea. Empezó a subir el nivel de radiación. Las autoridades recomendaron a la población cerrar las ventanas, desconectar los aparatos de aire acondicionado y no salir de sus casas.

La agencia Kyodo comunicó que cerca del primer bloque de Fukushima-1 fue descubierto cesio radiactivo. Según expertos citados por la agencia, es un indicio de desintegración del uranio. Lo más probable es que se hayan fundido las camisas metálicas que protegen las barras de la pila atómica. Eso significa que la temperatura en el interior del reactor puede alcanzar 1.200º.

El reactor se paró por el seísmo. En el circuito de enfriamiento dejó de suministrarse agua. Su nivel bajó, las barras del reactor se asomaron del agua. Precisamente esa parte de las barras se habrá fundido. Durante toda la noche se hicieron intentos de bombear grandes volúmenes de agua en el sistema de enfriamiento del reactor, para mantener el nivel de agua necesario. Pero esos esfuerzos no se coronaron con éxito por lo visto.

La ONU, la UE, Rusia, Francia, EEUU, Alemania, Italia, Filipina, India, Gran Bretaña, Noruega, el Banco Mundial y la UNESCO ya expresaron la disposición a ayudar al Japón.

La Agencia Meteorológica del Japón pronostica que las sacudidas de magnitud de más de 7 grados continuarán en el país durante un mes.

 

Read Full Post »

El investigador Paul Craig Roberts comenta el libro del profesor norteamericano David Ray Griffin quien se ha convertido en una de las principales fuentes de información y de investigación credible acerca de los atentados del 11 de septiembre en los EEUU y que busca sobre todo desenmascarar las manipulaciones de la administración Bush. Recordemos que nuestro director, el periodista francés Thierry Meyssan, fue el primero en denunciar estas anomalías y sus trabajos han servido de base a las investigaciones del profesor Griffin.

11 de septiembre de 2001 “Las dos torres no colapsaron. Implosionaron y se desintegraron, como fue el caso del edificio número 7 del World Trade Center ( ver video )que ¡también implosionó! pero ¡sin que a este lo embistiera ningún avión! (…) Los daños causados por los aviones y los limitados fuegos que le siguieron no pueden explicar la desintegración de los edificios”.

El professor David Ray Griffin es la pesadilla de la teoría conspiracionista oficial. En su último libro “Desenmascarando el 11-S” el profesor Griffin tritura la reputación de los informes del Instituto Nacional de Tecnología y de la revista Popular Mechanics, a sus críticos y demuestra ser mejor ingeniero y mejor científico que los defensores de la historia oficial.

El libro del profesor Griffin tiene 385 págs, divididas en 4 capítulos y 1209 notas al pie de página. Sin duda alguna este libro constituye la más concienzuda, minuciosa y profunda presentación y examen de todos los hechos que tienen que ver con el 11-S. El profesor Griffin es una persona sensible a las evidencias, a la lógica y al razonamiento científico. No hay nada equivalente al profesor Griffin en el bando de la historia oficial en conocimiento y profundidad.

Desde el vamos el profesor Griffin le explica al lector que lo que el tiene delante de sí es una elección entre dos teorías conspirativas: la oficial y la alternativa. Una de esas teorías dice que musulmanes fanatizados, que no estaban capacitados para manejar aviones, burlaron y derrotaron el aparato de seguridad usamericano y tuvieron éxito en tres de los cuatro ataques, utilizando aviones como proyectiles, como armas. La otra teoría dice que la seguridad falló por causa de la complicidad de una parte del gobierno con los ataques.

Griffin nos dice que no hubo investigación independiente de lo sucedido. Lo que tenemos es un informe de una comisión política presidida por un hombre de la administración Bush, el sr. Philip Zelikow, ídem en lo que respecta al informe del NIST (National Institute of Standard of Technology) y el de la revista Popular Mechanics. Varios científicos que trabajan o dependen de subvenciones o gracias del gobierno federal publicaron opiniones pero no evidencias en apoyo de la teoría oficial.

En la otra vereda se encuentran más de 100 investigadores independientes cuyas carreras todas tuvieron que ver con entrenarse en el análisis y la investigación. Esos análisis están todos o casi todos disponibles on line.

Las encuestas dan que el 36% de los usamericanos no creen en la historia oficial. Dejando a un lado desinformados y desinteresados capaces de creer que Saddam Hussein fue el responsable de los ataques, esto deja a solamente un 39% de la gente creyendo en la teoría oficial. Tal vez ingenuamente Griffin cree que la verdad puede prevalecer, y es esa convicción lo que lo ha llevado a cargar con una enorme tarea.

Cualquiera que piense en la honestidad del gobierno usamericano o de la administración de los Bush encontrará el libro molesto. Los lectores tendrán que confrontarse con el hecho perturbador de que las autoridades usamericanas incautaron y secuestraron las evidencias forenses que quedaron como resultado de la destrucción de los ¡tres! y ¡no dos! edificios del complejo del Worl Trade Center, del ataque al Pentágono y del avión que habríase estrellado en Pensilvania. Esa maniobra impidió el examen forense por expertos de los rastros y las pruebas.

A pesar de la extendida creencia de que Osama Ben Laden fue el responsable del ataque la evidencia que se tiene a este respecto es un sospechoso video que, el probablemente mayor experto en Ben Laden de Usamérica, Bruce Lawrence, dijo que es falso. El informe prometido por el gobierno de la responsabilidad de Ben Laden nunca se presentó. Cuando los talibanes en la mesa de negociaciones ofrecieron extraditarlo, pero si se presentaba evidencias de su responsabilidad, no se presentó nada.

La fragilidad científica del informe del NIST es asombrosa. Prosperó porque la gente acepta sus conclusiones sin examinar nada.

El informe de Popular Mechanics está lleno de contradicciones internas, razonamientos en círculo y simples apelaciones a la autoridad del NIST.

No hay espacio en un resumen de esta naturaleza para presentar todas las evidencias que reunió Griffin. Pero la mención de unos pocos hechos deberían bastar para alertar a los lectores de las mentiras de la administración.

Las dos torres no colapsaron. Implosionaron y se desintegraron, como fue el caso del edificio número 7 del World Trade Center, que ¡también implosionó! pero ¡sin que a este lo embistiera ningún avión! La energía gravitacional es insuficiente para explicar la pulverización de los edificios con sus contenidos y el corte de sus 47 columnas de acero macizo del corazón central de cada edificio, en pedazos convenientes como para ser recogidos y cargados en camiones. Mucho menos puede esa energía explicar la pulverización de los pisos superiores, incluida la eyección de las vigas de acero, justo antes de la desintegración de los pisos de abajo.

Los daños causados por los aviones y los limitados fuegos que le siguieron no pueden explicar la desintegración de los edificios. Los enormes esqueletos de acero de las torres comprendían un gigantesco dispositivo que absorbía el calor y eliminaba el producido por fuegos limitados.

El informe final del NIST dice que del acero del que dispuso para su examen “solamente tres columnas alcanzaron temperaturas arriba de los 250 grados Celsius (482 grados Fahrenheit). Un horno autolimpiante de los que tenemos en nuestras casas alcanza temperaturas más altas que esa y el horno ni se funde ni se deforma.

El acero comienza a fundirse a los 1500 grados centígrados (o 2800 grados Fahrenheit). Temperaturas de 250 grados centígrados no pueden tener efectos sobre la fortaleza del acero. La explicación de que los edificios colapsaron porque el fuego debilitó el acero es fantasiosa (speculative). Fuegos a cielo abierto no pueden producir temperaturas suficientes como para alterar la integridad de la estructura del acero. Estructuras de acero las hubo que ardieron infernalmente 22 horas seguidas pero el esqueleto de acero ahí quedó. Los fuegos de las torres del World Trade Center duraron alrededor de una hora y se limitaron a unos pocos pisos. Pero además, y fundamentalmente, es imposible para el fuego dar una explicación acabada del fenómeno de la desintegración súbita, total y simétrica (perfecta) de edificios de construcción poderosa, majestuosa, y mucho
menos que esa desintegración pueda suceder a la velocidad de la caída libre, lo cual únicamente se puede obtener con procesos de “demolición controlada”.

David Ray Griffin suministra citas de bomberos, de policías y de inquilinos sobrevivientes de las torres que dicen haber oído series de explosiones previas a la desintegración de los edificios. Esos testimonios fueron ignorados y silenciados por los defensores de la teoría conspiratoria oficial.

Semanas después de las explosiones se encontró en las partes subterráneas acero fundido. Como todo el mundo está de acuerdo en que el fuego no puede llevar el acero a su punto de fundición (derretimiento) entonces se piensa que lo más probable es que se hayan utilizado poderosos explosivos del tipo de los que se usan en las demoliciones, que estos sí que tienen capacidad de producir temperaturas de 5000 grados.

Las contradicciones en la teoría oficialista saltan de las páginas. Golpean. Por ejemplo, la evidencia ofrecida por el gobierno de que un Boeing 757 del vuelo 77 impactó el Pentágono son los restos de cuerpos y partes de cuerpos que dicen haber encontrado, que serían los suficientes como para confrontar los ADN de cada pasajeros o tripulantes con las listas de pasajeros de los aviones o de la tripulación. Pero, imultáneamente, no se encontró ninguna maleta, ni restos del fuselaje, ni del ala, ni de la cola ni de nada. Y estamos hablando de una máquina de 100 mil libras de peso. Estas ausencias de todos estos elementos se atribuye a la “vaporización” del metal debido a la alta velocidad del impacto y al “intenso fuego”. Pero ¿cómo se compaginan la “vaporización del metal” con la capacidad de recuperar cuerpos con carne y sangre? Esta incompatibilidad permaneció inadvertida hasta que el profesor Griffin se dedicó a ponerla en evidencia.

Otra impresionante contradicción de la teoría conspiratoria oficial es el tratamiento diferente de los impactos de los aviones en el World Trade Center y el Pentágono. Obsérvese que, en el caso del Pentágono, todo el énfasis se coloca en tratar de explicar porqué puede ser que un avión pueda producir tan poco daño. En el caso del World Trade Center es al revés. Todo el énfasis se pone en tratar de explicar porqué dos aviones sí que pueden provocar semejante volumen de daño.

¿Será una coincidencia que justo antes del 11-S, Cathleen P. Black, que tiene conexiones con la CIA y el Pentágono y es presidente del emporio revisteril Hearst Magazines, propietario, a su vez, de la revista Popular Mechanics, despidió al editor jefe y viejos miembros del staff e instaló a James Meigs y a Benjamín Chertoff, este es un sobrino del capo de la administración Bush Michael Chertoff? Fueron Meigs y Chertoff los que produjeron el informe que luego el profesor Griffin se ocupó de destripar.

En la conclusión Griffin nos recuerda que los ataques del 11-S fueron utilizados para comenzar las guerras de Afganistán e Irak, el plan para atacar Irán, para cortar las protecciones constitucionales y las libertades civiles en Estados Unidos, para expandir ferozmente el presupuesto militar y el poder del Poder Ejecutivo y para enriquecer muy bien atrincherados intereses.

 

Read Full Post »

El físico australiano Brad Carter, de la Universidad de Southern Queensland, opina que la Tierra podría encontrarse hacia 2012 con “un segundo sol” a causa de la explosión de Betelgeuse, una supergigante roja situada a 640 años luz de nuestro planeta, en la constelación de Orión.

“Es una estrella vieja a punto de agotar su combustible (…) Cuando pase eso, y será dentro de muy poco tiempo, explotará”, manifestó Carter citado por el portal noticioso news.com.au. Agregó que el colapso de Betelgeuse podría producirse antes de 2012 o en el transcurso del próximo millón de años.

Una vez que eso suceda, la noche terrestre se volverá día por varias semanas. “Habrá una luminosidad increíble durante un período breve, tal vez, por un par de semanas, pero en los meses siguientes empezará a debilitarse hasta que resulte muy difícil notarla del todo”, dijo el científico.

Betelgeuse es la segunda estrella más brillante de la constelación de Orión. Perdió un 15% de su tamaño en los últimos 17 años.

Las palabras de Carter ya generaron en Internet una avalancha de comentarios que relacionan la posible explosión de Betelgeuse con el calendario maya y la supuesta predicción del fin del mundo en 2012.

Astrónomos indígenas de América, mundo árabe y Este Asiático dejaron testimonios de que la explosión de una estrella que hoy conocemos como supernova del Cangrejo, en 1054, pudo verse en el cielo nocturno durante 653 días.

Read Full Post »