Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Universo’

El número de planetas descubiertos en órbita alrededor de una estrella que no es el Sol llegará en los próximos años, casi con toda seguridad, a varios miles. Pero aunque la lista de estos exoplanetas recién descubiertos crece cada vez más, la búsqueda de vida fuera de nuestro Sistema Solar probablemente se centrará en un puñado de ellos, aquellos que exhiben condiciones similares a la Tierra. Pero esta fórmula quizás resulte excesivamente restrictiva. Un equipo internacional de científicos de la NASA, el Instituto SETI de búsqueda de vida inteligente, el Centro Aeroespacial Alemán y cuatro universidades ha propuesto que se contemplen dos criterios a la hora de buscar mundos habitables: el más común, lo que se conoce como índice de similitud de la Tierra (ESI), la búsqueda de la vida tal y como la conocemos, y otro más complejo, el de habitabilidad planetaria (PHI), que admite condiciones extremas, casi imposibles, en las que pueda desarrollarse alguna forma de vida absolutamente extraña y desconocida. La investigación aparecerá publicada en la revista Astrobiology.

Para la mayor parte de la comunidad científica, la búsqueda de vida extraterrestre ha tenido a nuestro planeta como mejor modelo, lo que se conoce como índice de similitud de la Tierra (ESI). Ese modelo otorga a la Tierra un valor máximo de 1. Le sigue en la lista el exoplaneta Gliese 581g, un mundo a 20,5 años luz de nosotros descubierto hace un año, que tiene tres veces la masa de la Tierra (suficiente para sustentar una atmósfera) y que se encuentra justo en el centro de la zona de habitabilidad de su estrella, aunque su descubrimiento no estuvo exento de polémica y algunos astrónomos incluso cuestionan su existencia.

A Gliese 581g se le otorga una asombrosa puntuación de 0,89. Sus posibilidades de albergar vida serían, si realmente reúne las condiciones que se anunciaron en su día, absolutamente asombrosas. Nada hay en el Universo conocido que resulte más parecido a nuestra bola azul. Otros dos exoplanetas hermanos que orbitan la misma estrella, Gliese 581d y Gliese 581c se sitúan en segunda y tercera posición, con una puntuación de 0,74 y 0,70. Detrás de ellos se sitúan Marte (0,70), Mercurio (0,60), los exoplanetas HD 69830 d (0,60) y 55 Cancri c (o,56), la Luna (0,56) y de nuevo otro Gliese, el e (0,53), según informa la BBC.

«En la práctica, el interés de los exoplanetas se va a centrar inicialmente en la búsqueda de los que sean parecidos a la Tierra», explica Schulze Makuch, uno de los autores de la investigación. Pero, a su juicio, este índice, que tiene en cuenta el radio, la masa y la temperatura del mundo en cuestión, no es el único que puede ayudar a encontrar vida extraterrestre.

En Titán o Marte
Makuch propone que los científicos trabajen también con otro índice, el de habitabilidad planetaria (PHI), más complejo, para describir una variedad de parámetros químicos y físicos que en teoría pueden ser propicios para la vida en condiciones más extremas y menos parecidas a las que disfrutamos en la Tierra. En este caso, las formas de vida que pudieran aparecer podrían ser completamente extrañas y desconocidas. En este caso, la lista de habitabilidad estaría encabezada por Titán -la luna más grande de Saturno-(0,64) y seguida de Marte (0.59), la luna Europa -gira alrededor de Júpiter- (0.49), los Gliese g (0.45), d (0.43) y c (0.41), Júpiter (0.37), Saturno (0.37), Venus (0.37) y Encélado -también satélite de Saturno- (0,35).

«La habitabilidad, en el sentido más amplio, no se limita necesariamente al agua como disolvente o a un planeta alrededor de una estrella», dicen los investigadores. «Por ejemplo, los lagos de hidrocarburo de Titán podrían albergar una forma de vida diferente. Estudios similares en los entornos de hidrocarburos en la Tierra indican claramente que estos ambientes también pueden ser habitables. Planetas errantes huérfanos de estrella también podrían concebir las funciones adecuadas para alguna forma de vida».

Los autores reconocen que considerar la probabilidad de la existencia de una forma de vida desconocida, que se desarrolle en condiciones que nos parecen imposibles, es un reto especulativo. Pero la alternativa, apuntan, supone correr el riesgo de olvidarnos de mundos potencialmente habitables utilizando supuestos excesivamente restrictivos. Los científicos esperan que las futuras misiones espaciales y el desarrollo de los telescopios puedan proporcionarnos nuevas y más sofisticadas pistas para descubrir si algo respira ahí arriba.

Read Full Post »

UDFy-38135539 es el nombre de la galaxia que los astrónomos han designado como el punto más lejano del Universo con respecto a la Tierra. Está a 13.100 millones de años luz.

Esto quiere decir, según conclusiones publicadas por un grupo de astrónomos europeos en la revista Nature, que la luz de esta galaxia ha tardado en llegar a nuestro planeta prácticamente el mismo tiempo que lleva existiendo el Universo.

Cuando los fotones de luz detectados ahora por los astrónomos comenzaron su viaje, el Universo “sólo” tenía 600 años, lo que representa un 4 por ciento del tiempo transcurrido desde que se produjo el Big Bang que lo originó.

Los científicos utilizaron el gran telescopio del Observatorio del Sur de Europa, ubicado en La Silla Paranal (Chile), para medir lo que en física y astronomía se denomina “redshift” (en español: acercamiento al rojo o desplazamiento hacia el rojo).

Este fenómeno ocurre cuando la radiación electromagnética, -normalmente la luz visible- que se emite desde un objeto tiende al rojo al final del espectro, y su medida es considerada por la comunidad astronómica internacional como el procedimiento más fiable para calcular distancias espaciales.

En el caso de UDFy-38135539, se detectó un nivel de “redshift” que alcanzó los 8,55 puntos, una cifra que supera el récord anterior de 8,2 generado por una gran explosión de rayos gamma.

El profesor Malcolm Bremer, de la Universidad de Bristol, Inglaterra, explicó que “estas observaciones están en el límite de lo que se puede lograr con la mejor tecnología disponible en los mejores telescopios disponibles en la actualidad”.

“A corto plazo, la mejora de esa tecnología y el lanzamiento del telescopio James Webb, el sucesor del Hubble, mejorará nuestra capacidad en estudios como este”, aseguró.

“A largo plazo, telescopios más grandes como el E-ELT (42 metros) de la Organización Europea de Investigación Astronómica (ESO) serán capaces de estudiar en detalle galaxias que están a distancias tan grandes como estas”, añadió el astrónomo británico.

Bremer indicó que conocer estas galaxias es muy importante porque forman parte de la llamada “época de la reionización”, una era en los albores del Universo en la que la radiación de las primeras galaxias cambiaron el estado físico del hidrógeno circundante.

Casos como el de UDFy-38135539 ayudarán a los astrónomos a comprender mejor este proceso evolutivo del Universo, concluyó.

Read Full Post »

«Hawking no niega sino que excluye la participación de un ser superior en la creación del Universo»

Dios no existe. Así de rotunda es la afirmación de los que dicen que ésas han sido las palabras que el científico Stephen Hawking ha escrito en su último libro de próxima aparición. Libro que, para más señas, está en inglés y del que se han extraído precisamente las afirmaciones más jugosas para que, a modo de reclamo no pretendido y en un plazo no muy largo, pueda también traducirse a otras muchas lenguas y convertirse así en un bombazo editorial. ¡Quién lo iba a decir! Aunque, ya se sabe, todo lo relacionado con Dios, la familia, el sexo y los nacionalismos da mucho, pero que mucho de qué hablar. Por eso el libro del sabio Hawking será un éxito. Porque sin decir lo que dicen que ha dicho todos buscarán lo que esperan encontrar, bien para crucificarle, bien para alabarle y darle las gracias.

La historia se repite. Dios se eleva como intocable y los guardianes de su fe -sea ésta adjetivada como se quiera, desde el cristianismo hasta el Islam- se rebelan ante los avances de la razón. Así ocurrió con Galileo, Copérnico, Newton, Darwin… Se escandalizan porque consideran que la ciencia arrebata a Dios las competencias y las virtudes que le hicieron omnipotente ante los ojos de una Humanidad ignorante. Y como si ya no hubiera más allá, los más recalcitrantes se han puesto en pie de guerra pues temen ser los únicos que, en el caso de que quede demostrado el origen del Universo sin intervención divina, acaben creyendo a pies juntillas que de verdad alguien llamado Hawking escribió que Dios no existe.

Read Full Post »

El científico británico Stephen Hawking ha afirmado en su nuevo libro, ‘The Grand Design’ o ‘Magnífico Diseño’ –que saldrá a la venta el próximo 9 de septiembre–, que Dios no fue el creador del Universo, que el Big Bang fue una “consecuencia inevitable” de las leyes de la Física y “se creo que la nada”.

   En el manuscrito, coautorizado por el físico norteamericano Leonard Mlodinow, Hawking enumera una nueva serie de teorías sobre la creación del Universo. “Porque existe una ley como la gravedad, el Universo puede y podría crearse por sí mismo de la nada. La creación espontánea es la razón por la que es redundante el papel de un creador del mismo”, apunta.

   Anteriormente a la publicación de este libro, Hawking ha escrito que, de acuerdo con las leyes de la Física, no es muy difícil creer que Dios intervino en el Big Bang. “Si desciframos la teoría completa se descubrirá el último triunfo de la razón humana. Hasta entonces debemos tener en cuenta la importancia de Dios”, ha puntualizado.

   Así, indica que no es necesario invocar a Dios para que el Universo comience a crearse y que el descubrimiento de 1992 de un planeta orbitando otra estrella diferente al Sol ayudó a deconstruir la visión del padre de la Física, Isaac Newton, de que el cosmos nació del caos pero fue creado por Dios.

   “Esta afirmación surge de las condiciones que se registran en nuestro sistema planetario, un sólo Sol, la afortunada combinación entre la distancia entre la Tierra y la masa solar, así como que la Tierra fue cuidadosamente diseñada para albergar la vida humana”, ha puntualizado.

   Hawking tiene 68 años y consiguió el reconocimiento internacional con la edición de su libro ‘A Brief History of Time’ (‘Una breve historia del tiempo’), de 1988, que narra los orígenes del Universo, y además es reconocido por su investigación en los agujeros negros, las cosmología y la gravitación cuántica.

   Desde 1974 trabaja por unificar las dos piedras angulares de la física moderna, la Teoría General de la Relatividad de Einstein, y la Teoría Cuántica.

Read Full Post »